LITORAL NORTE


Ruta de los Corsarios

Este destacado litoral chileno, que fuera en otros tiempos asediado por piratas y corsarios. Hoy sus playas de arenas blancas, tranquilas aguas color turquesa y un imponente bosque que se enfrenta al mar, componen el idílico paisaje de los Balnearios Residenciales de Horcón, Maitencillo, Cachagua, Zapallar y Papudo. Una invitación a sentir la tranquilidad de este exclusivo entorno, admirar las hermosas casas de veraneo y complejos turísticos.

Papudo

Playa de aguas calmas protegida por empinados cerros que la protegen del viento sur. La caleta concentra actividades de pesca, salida y llegada de botes artesanales, cabalgatas, cicletadas, parapente, baños de sol, excursiones y exquisito pescados, mariscos y empanadas fritas, preparados en restaurantes típicos del lugar.


Volver



Zapallar

Una hermosa ensenada rodeada de cerros de la cordillera de la costa domina el paisaje de esta playa, ubicada en un entorno de generosos árboles, bellas casas y villas señoriales de 1910. Arenas suaves, ideal para el turismo de sol y playa.


Cachagua

Encantadoras y bellas casas enfrentan este balneario residencial ideal para recorrer a caballo, practicar surf, pesca de orilla y recolectar mariscos hasta la playa de las Piedras Preciosas. De arena fina y excelente para los juegos como paletas, vóleibol o baby fútbol.





Maitencillo

Las opciones de Maitencillo van de la natación en el mar hasta el surf, pasando por el buceo y los deportes en arena. También se puede practicar parapente desde los farellones en Aguas Blancas y arrendar caballos en el sector de La Laguna.



Caleta Horcón

La playa más conocida y visitada es Cau-Cau, ubicada al poniente de la caleta. Ausencia de vientos, bosques circundantes, acantilados, arena blanca y olas pequeñas son sus atributos, más allá se encuentra la playa El Tebo, ideal para bucear. Hacia el norte de Horcón está la Playa Larga, angosta faja de arenas y conchuelas, con sectores muy protegidos y calmos.